Amamantar reduce el riesgo de obesidad en la mujer

Tener hijos tiene muchos efectos a largo plazo: entre más partos mayor el sobrepeso, pero las mamas que amamantan a sus bebés serán más delgadas décadas después.

Una investigación encontró que antes de llegar a la menopausia, entre más hijos había tenido una mujer mayor su índice de masa corporal (IMC).

Pero esta medición era menor entre las mujeres que habían amamantando a sus hijos, por cada seis meses de lactancia el IMC de la mujer era 1% menor.

Estudios previos ya han demostrado que las mujeres que amamantan tienen menos riesgo de desarrollar cáncer de mama y ovárico y diabetes tipo 2.

Se conocen además los efectos beneficiosos de la leche materna en los niños, inclusive el menor riesgo de infecciones respiratorias y gástricas.

La lactancia puede ayudar a las mujeres a perder el peso que se acumula durante el embarazo en los meses posteriores al nacimiento.

Para el estudio se tomó un registro de su altura, peso, historia reproductiva y otros factores relevantes.

Se encontró que las participantes tenían en promedio 57,5 años de edad y un IMC de 26,2, el cual se clasifica como sobrepeso.

Y la mayoría de las mujeres (88%) habían tenido por lo menos un hijo y de éstas 70% habían amamantando en promedio 7,7 meses.

Aunque una reducción de 1% en el IMC de una mujer puede parecer pequeño, esto tiene un impacto importante en la salud.

Amamantar es la mejor alternativa para los bebés, como nos indica la doctora Martín, directora de la Clínica de Cirugía Estética Cocoon en Granada.

Las mujeres embarazadas deben ser conscientes de estos beneficios para ayudarlas a tomar decisiones informadas sobre la alimentación de sus infantes.