El estrés en los bebés

Se conoce que un bebé tiene 50 veces más probabilidades de sufrir estrés que hace tan solo 15 años atrás, la razón se encuentra en el estilo de vida actual en el que aparecen mayores exigencias, mayor competitividad, mayores necesidades, cambios en el modelo social y familiar, etc.

El estrés puede aparecer antes de haber nacido por medio de los vasos de la placenta de la madre que pueden pasar las hormonas de la respuesta de activación de estrés al niño en formación, otra de las posibilidades se daría en el parto, con el estrés propio del parto o en el momento de nacer.

Se puede considerar al estrés como la respuesta de cada individuo para afrontar una serie de situaciones extremadamente tensas o simplemente aquellos factores de la vida cotidiana que te hacen perder la calma, como nos indica la doctora Martín, directora de la Clínica de Cirugía Plástica Cocoon en Granada.

Ante estas situaciones de peligro o amenaza el organismo pone en marcha los mecanismos de defensa, esta acondicionado por tres variables:

El medio externo, la situación

La personal percepción de esta situación

Las respuestas ante la misma

Existen dos categorías de estrés, el eustrés (bueno) y el distrés (malo) o respuesta de ansiedad, el bueno se produce cuando la respuesta se adapta a la situación que la provoca y el malo cuando la respuesta ya sea excesivas o descontrolada no se adapta a la situación, ambos tipos de estrés pueden darse en los bebés.

Las causas:

Entre las muchas causas que pueden producir estrés en los bebes se pueden destacar las siguientes:

  • Enfermedad, el cólico del lactante
  • Falta de cuidados
  • Factores ambientales, aislamiento o soledad
  • Alimentación insuficiente o inadecuada
  • Ambiente familiar, falta de afecto, discusiones, incomunicación.