Los beneficios del método canguro para los bebés prematuros

Todos los años unos 20 millones de niños nacen con un peso más bajo de lo normal, por un parto prematuro o a problemas durante la gestación y el embarazo, más estudios muestran que el contacto piel a piel es una alternativa beneficiosa que el aislamiento para reducir la mortalidad y los problemas del nacimiento prematuro.

Unos 500.000 bebés entre estos mueren cada año, especialmente en los países de bajos ingresos, y para muchos otros bebés, haber nacido de forma prematura significará un alto riesgo de sufrir complicaciones y problemas crónicos físicos y mentales después.

El cuidado de los bebés prematuros involucra atenderlos en una sala especial de cuidados intensivos en donde los niños quedan aislados y protegidos en incubadoras.

Más estudios demuestran que este aislamiento podría no ser la opción más saludable para estos bebés.

A principios de los años 80, el doctor Edgar Rey Sanabria, profesor de neonatología y pediatría del Instituto Materno Infantil en Bogotá, sorprendido por la alta tasa de mortalidad de bebés prematuros en su hospital, introdujo un nuevo método para enfrentar la falta de incubadoras y de atención especializada para estos bebés, como nos indica la doctora Martín, directora de la Clínica de Cirugía Estética Cocoon en Granada.

El doctor sugirió que las madres tuvieran un contacto continuo de piel a piel con sus bebés prematuros o de bajo peso para así poder mantenerlos calientes y amamantarlos cuando fuera preciso.

Si un bebé necesitaba oxígeno, se le administraba con una mascarilla mientras dormía sobre el pecho de su madre.

El doctor Rey Sanabria fue el que ideó el método que llamaría método madre canguro.

Uno de los riesgos del bebé prematuro es que logro desarrollar un sistema de regulación.

El pediatra mostró que con ese contacto permanente de piel a piel se podía obtener un control de temperatura tan bueno como el de la incubadora.

Este novedoso método mostró que lograba reducir la mortalidad y que los bebés podían prosperar de forma drástica.

Contacto continuo:

En las últimas dos décadas se logró revaluar el beneficio de esta estrategia para neonatos prematuros y los estudios han mostrado que el método disminuye la mortalidad de estos bebés y las complicaciones de salud, sean físicas como mentales, asociadas al bajo peso al nacer.

Actualmente el método canguro ha demostrado que es una alternativa para los países de bajos recursos donde faltan incubadoras o salas de atención neonatal, y que además es una estrategia con múltiples ventajas para el recién nacido, sean prematuros como los nacidos a término, a corto y largo plazo y también que es altamente efectivo para reducir la morbilidad severa, particularmente debida a infección.